Lo que hay aquí:

jueves, 8 de septiembre de 2011

My yellow submarine.

Me acerco a la ventana. Ella mira con detenimiento todos y cada uno de los discos que tengo colocados por orden alfabético sobre la estantería. 

- Los Rolling - dice- me gustan.

- Lo sé, pesada - respondo- me lo has dicho así como unas mil trescientas ochenta y dos veces.

Refunfuña algo y sigue husmeando entre mis cosas. Coge dos discos y observa detenidamente las carátulas. 

- ¿Cuál prefieres Abbey Road o Let it be? - pregunta.

- Revolver, sin duda. - digo pasando de sus dos opciones - en Revolver está mi canción favorita, Yellow Submarine. Iban ciegos de LSD cuando la compusieron, seguro que iban ciegos.  Me los imagino, tirados en el apartamento de Ringo, metiéndose de todo, flipando en colores y creando canciones infantiles. Sí, me imagino a McCartney recordando viejos tiempos, aquellos tiempos en los que era feliz de verdad, antes de que la fama empezase a destrozarle por dentro, mucho antes, cuando era un crío y jugaba en el jardín de la casa de sus tíos con un pequeño submarino amarillo de plástico...oh sí, seguro que empezó a tararear "we all live in our yellow submarine, yellow submarine..." y Lennon le siguió y añadió "yellow submarine, yellow submarine" Y empezaron a reirse como gilipollas, y no pararon en toda la puta noche. Sí, seguro que fue así, o al menos, algo parecido... - me enciendo un cigarrillo.Y sigo mirándola mientras ella estudia el resto de discos. 

- Nevermind... - musita - "with the lights out, it's less dangerous, here we are now"- canta dando saltos sobre la cama. Oh dios... Kurt Cobain es...es...dios. 

- ¿Por qué todas las tías del mundo queréis tiraros a Kurt Cobain? - digo mientras suelto el humo de la última calada.

- Yo no he dicho que quiera tirarme a Cobain - dice dejándose caer sobre mi cama - es más, me tiraría antes a Jagger que a él. 

- ¿ Al abuelo monstruoso ese? joder, preferiría incluso que te follases a Cobain antes que a Mick, enferma. 

- Si tuviese una máquina del tiempo viajaría a 1963, cuando Jagger tuviese unos veinte años...antes de que se hubiese metido toda esa mierda en el cuerpo...sí, haría lo posible por seducirle y después le haría el amor al son de cualquiera de las canciones que él aún ni siquiera habría imaginado, pero que yo le susurraría oído, en un sonido casi inaudible para que quedasen grabadas con mi voz para siempre en algún lugar remoto de su subconsciente. - coge un disco al azar de la estantería, lo mete en el reproductor de música y espera unos segundos antes de pulsar el play. Siempre espera unos segundos, como una especie de ritual sin sentido que hace que la música le sepa mejor.

Comienza a inundarse la habitación con un solo de guitarra de Jimi Hendrix. El azar no es imbécil, o al menos, tiene buen gusto. Apago el cigarro en el una lata de Coca Cola que hace de cenicero improvisado y me siento en el marco de la ventana.  Ella está tumbada boca arriba en la cama. Con los ojos cerrados y las manos sosteniendo una guitarra invisible con la que finge tocar los acordes de "Hey Joe". La miro desde lejos, quieto, alerta. Podría acercarme en cualquier momento estrecharla entre mis brazos y darle un beso mientras Jimi nos deleita con su "Little Wing". Podría acercarme, quitarle despacio la ropa y hacer de su cuerpo mi guitarra favorita. Podría acercarme, tumbarme junto a ella y seguir imaginando la vida de todos esos putos drogatas que eran a la vez genios de la música. O incluso podría acercarme y hacerle el amor de tal manera que se borrasen de su mente todas y cada una de las fantasías en las que apareciese Mick Jagger.  

Pero no, no haré nada de eso. Me quedaré aquí, observándola, estudiando todos y cada uno de sus movimientos. Sonriendo mientras ella se hace la dormida, mientras ella se muere de ganas de tenerme cerca. Mirándola de lejos, sí, como cuando eres crío y miras a través del cristal de la tienda a tu juguete favorito. Ese juguete  inalcanzable y  que tanto esfuerzo cuesta conseguir, pero que cuando lo consigues es el mejor juguete del mundo. Si fuese cualquier otra ya habríamos follado, en más de una ocasión. Pero es Ella, y con ella todo se magnifica. Me hace ir más despacio, saborear todos y cada uno de los matices de su compañía. Y eso me gusta. 

Me enciendo otro cigarro. Ella sigue acurrucada en la cama, ajena a mis pensamientos sobre su persona. Cierro los ojos, me evado del mundo conocido y solo me sale cantar " we all live in our yellow submarine, yellow submarine...", pero no está el cabrón de Lennon para seguirme el rollo. 



4 comentarios:

Javi dijo...

Final de los que se echaban de menos.

Me quedo con la frase de hacer de la chica su guitarra :)

Naoko dijo...

Kurt Cobain es un idiota... pero es guapo de más.

Virus dijo...

Pues yo si me tiraba a Cobain

PPK dijo...

McCartney nunca vivió con sus tíos. Fue Lennon. Pero, bueno, eso no cambia la historia sustancialmente.