miércoles, 1 de febrero de 2012

R.

No hace frío. Hasta que abres la ventana y la habitación se vuelve de hielo. Los músculos se tensan, uno a uno...
El corazón bombea rápida la sangre, como una bomba de calor en vano. El aire que respiras te congela los pulmones. Me siento viva. No me sentía así desde hace mucho tiempo. El frío es precioso. Este frío es precioso. La Luna está en cuarto menguante, pero dentro de ti crece. Cuarto creciente. Luna llena. Sonríes. En las noches frías no existen los amores improbables. Corres hacia la ventana. Cierras los ojos.El viento te acaricia la cara con su tacto helado. Tiemblas. Y al mirar al frente las luces lejanas de coches y edificios se reflejan en tu pupila. Tu mirada parece un tío vivo lleno de niños riéndose a carcajadas. No puedes moverte de ahí. No quieres moverte de ahí. Te quedarías para siempre en esa ventana. Morirías de frío  contemplando la ciudad desde este hotel de las afueras. Dices un montón  de frases sin sentido inventando su pronunciación en francés y luego, las guardas en una caja de música. Quieres recordar este frío el resto de tu vida.  Y vas a hacerlo.  Inevitablemente, forma ya parte de ti. 
                                                       

4 comentarios:

Yellowprincess dijo...

Si escribieses un libro, no dudes ni un instante en que lo compraría!

Andrea Sáenz de Buruaga dijo...

Me encanta como escribes, me has sacado los pelos de punta e indudablemente te sigo!
pasate si quieres! unbeso-locuratodo.blogspot.com

tierramojada dijo...

me-di-cina alter-nativa, tu saliva en mi saliva...


;)

Palmoba dijo...

Hacia tiempo que no me enganchaba en un blog a leer un post detrás de otro!!!