Lo que hay aquí:

sábado, 18 de agosto de 2012

Reflexión entre tostadas de mantequilla y mermelada.

La vida se nos escapa
tan rápido,
que un día te ves
desayunando, mientras lees en el periódico
que han hecho fotos a color en Marte

y te acuerdas, porque sí, de aquel chico
que no besaste en el baile de fin de curso
y de todas las cosas que no se hacen
supones
que para tener algo de lo que arrepentirte luego,
entonces, se apodera de ti la nostalgia de
los deseos incompletos
los sueños incumplidos
las promesas que caducan.

suspiras

lees por centésima vez en este mes
que ha caído el Ibex 35
y ha subido la prima de riesgo,
todo el mundo habla ahora de esas cosas.

y tú,
te terminas el zumo de naranja
antes de que se le vayan las vitaminas
vislumbrando esa imagen desierta del planeta vecino
y piensas
que la vida se te escapa,
en un cúmulo de besos que no has dado.

4 comentarios:

Pio dijo...

La vida que se escapa de entre los dedos. Siempre se dice que hay que vivir como si la vida fuesen 4 días y solo te quedase uno, per al final solo nos mentimos un poco más y el miedo se convierte en nuestro mejor amigo...

Javi dijo...

Si hubieras hecho al menos una sola de esas cosas que dices ya sabes que no estarías como ahora, todo hubiera cambiado.

Menos el Ibex y lo de las vitaminas del zumo de naranja. Todo eso hubiera seguido siendo igual.

X dijo...

Más que escapársenos la vida, se nos escapa el mundo que se va a la mierda. Aún queda mucho para que vayamos a Marte, a las cosas no vividas puede ponérsele solución...

adam tate dijo...

Nunca me arrepiento de las cosas que me han salido mal.

Si me arrepiento de las que no hice.