Lo que hay aquí:

martes, 19 de marzo de 2013

Ahora mismo, te haría el odio muy despacio, mi amor.


«¿Me amas?, a cuántos más con las mismas ganas...»

-Flowklorikos-



Vale,
bien.
Empecemos por cualquier parte.
Enciéndete un cigarro,
mira la cama deshecha,
échame de menos cuando leas
game over
o cuando tomes café y vuelvas a casa
por el mismo camino que hicimos
el día que prometimos no olvidarnos nunca.  

Vale,
ya está.
Miénteme a la cara.
Vamos a destrozar el final de un libro. 
El gran principio.
Es hora de adorar a los carteros por esas cartas que no llegaron nunca,
menos cosas que tener que esconder debajo de la cama,
con el resto de monstruos.

Vale,
perfecto.
Gracias por no venir aquel día a las siete de la tarde
y despejarme todas las
putas
dudas.



No hay comentarios: