viernes, 15 de marzo de 2013

De mayor quiero ser una metáfora.

Las amaba a todas. A Woolf, a Plaht, a Sexton, a Pizarnik, a Fuertes.
Amaba a Kane, a Dickinson, a Ajmátova, a Tsvetáieva, a Nin.

No podía elegir solo a una.

Leía sus poemas
y sentía, como se enamoraba de los hombres que ellas habían amado,
como deseaba a las mujeres a las que ellas habían deseado, 
como estaba presa en las mismas jaulas,
como le dolían las mismas traiciones,
o se ahogaba en las mismas aguas.
Sentía la desesperación de las 4:48 de la madrugada,
las ansías de escapar,
y la locura.

Se asomaba a sus vidas.
Se empapaba con sus historias. 
Se alimentaba de su poesía.
Y las amaba a todas.

Abría sus libros y se decía: es difícil no amar algo así.


No hay comentarios: