martes, 9 de julio de 2013


Cántale nanas a la tristeza en noches como esta,
cuando no puedas dormir
cuando no queden ovejas que contar
                        entre tanto lobo feroz.

Imagínate tumbada en una nube.
O abriendo un buzón lleno de postales.
O soplando las velas de tu próximo cumpleaños feliz.

Imagínate un teléfono que suena,
su voz
al otro lado del auricular diciendo:

cualquier cosa
que te demuestre que aún está vivo.


No hay comentarios: