Lo que hay aquí:

domingo, 7 de julio de 2013

Flashback.

"Lo más peligroso que existe en la vida son las ilusiones que se cumplen”.

Michael Ende


Hoy no suena ninguna canción. No me he atrevido a mirar en reloj en todo el día, por si acaso. Estoy tirada en la cama hojeando los apuntes del examen de mañana. Me cuesta concentrarme. Al tachar el número siete del calendario he tenido una sensación extraña. Un flashback me de ha devuelto a la parte trasera de un coche que circula por la autovía, con la intención de hacerme llegar a tiempo al tren de vuelta a casa. En la radio suena una canción de jazz cualquiera, el copiloto estira su brazo hacia atrás con disimulo. Acaricia mi mano dibujando las melodías de los diferentes instrumentos. Piano. Saxofón. Triángulo. Lo miro sonreír a través del espejo retrovisor. Tras un concierto improvisado de tres canciones, entrelazamos nuestros dedos y apretamos con toda la fuerza posible. Soñábamos con el día en el que no tuviésemos que volver a despedirnos. Qué asquerósamente inocente es el amor. Vuelvo a mi habitación. Sucumbo al movimiento hipnótico del ventilador del techo. Respiro hondo. Cuento hasta trece. El pasado me ha dado una lección importante: no planees el futuro si pretendes ser feliz. 

1 comentario:

N dijo...

Esta entrada me ha dejado con cierta nostalgia. Hay momentos en que un sentimiento puede volverte inocente, y hacerte aferrarte a la nada, como si tu vida dependiese de ello.