martes, 6 de agosto de 2013

El día que vinieron los monstruos del armario.

En el fondo solo eres una niña. Hablas de algodón de azúcar, de norias gigantes, de Nunca Jamás. Te acurrucas en el sofá y lees cuentos de muchachas que viajan al País de las Maravillas. Das ganas de besarte en la frente, de acariciarte las trenzas, de fotografiarte durmiendo abrazada a tu oso azul. Das ganas de taparte los oídos cuando alguien diga una mentira. De pedirte que cierres los ojos e imagines bosques mágicos.
En el fondo solo eres una niña sentada al borde de un precipicio, escribiendo sobre su herida. Viendo como sangra. Sana, sana, besito de rana, si no sana hoy sanará... Mañana tampoco. 

2 comentarios:

Henar Bengale dijo...

Los monstruos del armario dan repelús.

Oso panda dijo...

Quiero hacerte fotos con Osito.