lunes, 19 de agosto de 2013

Sueños, poesía y juego.

"Sólo en sueños, en la poesía, en el juego -encender una vela, andar con ella por el corredor- 
nos asomamos a veces a lo que fuimos antes de ser esto que vaya a saber si somos."

Julio Cortázar 

I.


Prefiero la verdad aunque sea
como una navaja oxidada penetrándote las entrañas.
Prefiero la verdad al silencio.

En aquel sueño mirábamos fotografías

de viajes futuros
y nos abrazábamos como las raíces a la tierra,
como las gaviotas a las rocas del acantilado,
con innata necesidad;
como si solo hubiésemos sido creados para eso. 

La pastilla de antes de dormir me hacía pensar en ti.

Ojalá me duerma hoy pronto -deseaba-,
para verte.
Para verme lejos de aquí,
de mi.



II.

Cada día amanecía.
Veía una de Bergman,
escribía poemas
miraba competir a los relojes contra el tiempo
y la vida pasaba como una hoja flotando
en la inmensidad de un río
en busca de una catarata
en la que hundirse.

Cada día contenía
los segundos exactos para
envejecernos,
para mirarnos las manos y comprender
que estamos aquí de paso,
que nuestro destino es huir

quién sabe a dónde. 


III.

Decorabas agosto y sin decirlo, me decías:
no tengas miedo.
Y nuestro sutil éxtasis me calmaba
como la música a las fieras,
y drogada por el deseo, me hacías olvidar
los por qués de la existencia;
y yo te miraba de verdad y sin decirlo, te decía:
gracias por el fuego.




No hay comentarios: