Lo que hay aquí:

jueves, 12 de septiembre de 2013

Algún día veré el final de Taxi Driver.


Poco a poco olvidarás 
el teléfono que marcabas hasta las seis de la mañana
la caligrafía del remite de las cartas
los besos coleccionables
lo que escribí en la entrada de aquel concierto al que llegamos borrachos
el ingrediente secreto de las tortitas del desayuno
la primera vez que me abrazaste mientras me hacía la dormida
los post it de detrás de la puerta
el hermoso frío de los paseos en bici entre los maizales
las fotografías abstractas de la cámara desechable
los ríos que lloré cuando no  entendía nada
la ropa que llevaba el último verano que nos vimos 
stop.

dibujemos con fluorescente un etcétera,


poco a poco olvidarás
todas esas cosas mías

sin apenas darte cuenta

antes
mucho antes
ya me habías olvidado a mi.

1 comentario:

Sam dijo...

Nunca podremos olvidar aquello que forma parte de nosotros mismos, pero sí transmutar aquello que nos sea hostil. Ninguna sustancia, ninguna materia permanece eternamente. Bonito proceso de sanación poética.