Lo que hay aquí:

miércoles, 6 de noviembre de 2013

La vida es el poema.

Se tatúa:
La vida es el poema.

No sé cuándo
ni por qué
ha llegado noviembre.

Quiero irme de esta ciudad estéril.
Arrancarme el amor de los labios.
Contemplar la existencia desde una butaca del cine.
Olvidar la palabra y la ausencia. 

No preguntes qué hora es.
Huye del frío.

No me pidas que deje de escribir sobre esto.
Lo intento.
Pero es la vida
la culpable
del poema.

Escribo
por necesidad.

Créeme.

Escribo porque
no hay droga que 
cure
este dolor. 

2 comentarios:

Francisco José López Olmos dijo...

"No sé cuándo
ni por qué
ha llegado noviembre"

Totalmente de acuerdo. Que se largue por donde vino.

danilita21 dijo...

"Escribo por necesidad". Es cierto... Habrá que empezar a darle más tiempo a la escritura y así no es una necesidad que se cae aborbotones por los costados de la cabeza.