lunes, 16 de diciembre de 2013

Me gusta dormir porque es huir de esta realidad.



Nuestra coexistencia es algo intangible, como un
Éric Rohmer en nuestras
vidas: describir sutilmente de qué manera va
creciendo la hierba a su alrededor.

Lois Pereiro. 


Mañana será otro día,
seguirá siendo diciembre
el reloj marcará las mismas horas
pensaré en el pasado mientras camino por Gran Vía
pero será
inevitablemente,
un día distinto.

Marcaré, quizás, tu número de teléfono
para decir te echo de menos,
o acabo de ver una película de Maya Deren,
o tengo ganas de abrazarte
o cualquiera de esas cosas que se dicen
mirando fijamente un punto en el mapa.

Me preguntaré por qué, a veces se repite
como un mantra
el dulce y trágico sentimiento de tenernos y no.

Lloraré buscando un motivo
en el que basar mi existencia.
Miraré con recelo al vacío. 

Seré partícipe de ese circo que no entiendo
pero que asumo como mío
cada vez que cruzo la puerta. 

Esperaré a que vengas
el tiempo que haga falta,
te contaré la verdad como quien lee 
un cuento a un niño antes de dormir.
Te contaré la verdad
como si fuera fácil.

Dejaremos de vivir por inercia. 

Mañana será otro día,
seguirá siendo invierno
darán malas noticias en el telediario
pensaré en las cosas que tengo que hacer y no hago
pero será
gracias a lo que sea,
un día distinto. 



2 comentarios:

Yo dijo...

Ayyy Marina, me veo reflejada en tus palabras.

un beso guapa

Pez de ciudad. dijo...

"Dejaremos de vivir por inercia"

Y Lois Pereiro... gratamente sorprendida, otra vez ;)