viernes, 31 de enero de 2014

30.

También el fuego. 

Mirarnos para decir nada. 

Escribir sobre mundos sutiles.

También el agua.

Susurrar un nombre en la oscuridad. 

Usar tus brazos de refugio. 

Leer para salvarse. 

Ver películas para huir. 

                         ¿De qué?

Sonaban canciones psicodélicas. 

También la nostalgia, dijiste. 

                                                             [¿Cuánta quieres?]

Cuerpos hechos de polvo de estrellas.

Quiero acariciar tus poemas.

También el frío.

Y el amor.

Y el silencio.

3 comentarios:

tierramojada dijo...

Yo quiero tus poemas. Todos. Todos dentro de mí.

Albada2 dijo...

Querer abrazar la melodía de los deseos.

Desear los sueños en busca y captura.

Me gustó. Un saludo.

Pio dijo...

Cada día tengo más miedo al 30, pero ha sido leer el resto y se me ha pasado