Lo que hay aquí:

martes, 22 de abril de 2014

La ciudad nos pesa.



Hablan de amor pero no entienden. Tampoco yo sé cuál es la palabra exacta para curarse. Tampoco las estrellas tienen la respuesta al fin de la nostalgia. Dices: todo esto es verdad. Dices y me das un beso de cianuro. Un ataúd de poemas hermosos. También la tristeza se gasta, como la ternura, o la pasta de dientes. También hay motivos para amar la vida, aunque nos cueste aceptarlos. Yo sé que mañana será otro día. Yo sé que tengo un corazón que late, y lo lavo con lejía y lo besas mientras duermo. Suena frágil y descompasado, suena como una abrazo de despedida. Tienes razón: la ciudad nos pesa.  Es cierto: hablo demasiado, sueño demasiado, imagino mundos sutiles que no existen. Quiero irme, pero las raíces me atan al suelo, como la telaraña a la mosca. Siento una jauría de perros salvajes en las entrañas, una colección de pájaros en los globos oculares, la enfermedad de estar viva en los ovarios, y estas manos desnudas que golpean la pared. Fuerte. Porque hay que romperse para sobrevivir a la epidemia. Transformarse en el humo que se va por los agujeros de la persiana. Cada día me pregunto ¿dónde está la memoria de mí abuelo? Por qué. Escribo porque tengo miedo. Escribo porque nadie. No quiero que me entiendas, solo quiero que  me abraces. Que vengas, que me dejes leerte a Cohen, decirte ámame«ámame porque no ocurre nada».




4 comentarios:

danilita21 dijo...

La ciudad hoy nos pesa, como una tela larga que cargamos al caer la noche... Eso dejo la modernidad a esta era

Isabella R dijo...

Hablan de amor pero no entienden... tambien la tristeza se gasta, como la ternura y la pasta de dientes y sabes que un día seguirás adelante, que nada pesa por años, que de amor nadie muere y eso será negativo o positivo, creer que tienes que avanzar por que por algo no te quedaste ahí, porque cuando sea momento no dudaras... saludos MIRG

tierramojada dijo...

He llorado, Marina.
He llorado.

Yo dijo...

Me ha encantado, como todo lo que escribes.

un abrazo