Lo que hay aquí:

jueves, 5 de junio de 2014

Ruleta rusa.

Volverán las oscuras golondrinas
pero no serán las mismas
y sentiremos la nostalgia,
como Bécquer
y recordaremos a las madreselvas escalando
por las tapias de un jardín
ahora desierto. 

Haré exactamente el mismo recorrido
que nos separó aquella tarde
y seguirá haciendo calor en la ciudad maldita,
pero al abrir la puerta de la casa
el sofá estará vacío.

Llegará de nuevo la madrugada
- he aprendido a esperarla pacientemente-
se activarán puntuales los aspersores de los parques,
los perros les gritarán a las estrellas.

Volveré a pensar en el futuro
esa trama de azar y buena suerte
mientras transformo en un revólver
la libreta de poemas, para jugar 
a la ruleta rusa
cargando todas las balas,
menos una.


1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Quién es la bala que se queda fuera?