martes, 21 de octubre de 2014

Aves de paso.

«Nada es veneno, todo es veneno:
la diferencia está en la dosis.»

- Paracelso -


Queríamos ser como ellas
ponernos vestidos de fiesta
pintarnos los ojos
salir a bailar sin pensar
en la muerte
mirarnos al espejo sin pensar
en lo extraño
de verse reflejado.

Queríamos ser  como ellas
cisnes de cuellos largos 
elegantes aves de paso
adornadas con joyas fugaces 
que acarician las manos sin pensar
en el amor.

Pero éramos
movimientos de ajedrez erróneos
piezas inexactas que enturbian
el funcionamiento correcto,
éramos frágiles y los hombres
susurraban en nuestro pecho el nombre
de todas las mujeres

y queríamos ser como ellas
pero éramos:
el humo escapándose
los párpados cerrados
un mundo interior
que late violento
mientras se pregunta
por qué.

No hay comentarios: