lunes, 22 de junio de 2015

Cuando lloran las tortugas.



La ciudad arde ahí fuera
las estructuras de los puentes empiezan
a resquebrajarse 
 los habitantes, ajenos
caminan seguros manchando
el césped con las suelas de los zapatos.

Es desesperante observar la quietud 
ficticia de los edificios
una tarde de domingo. 
Beber café, escuchar a Janis Joplin,
ver la tele, poner la lavadora,  saber
que el tiempo pasa
mientras leo en internet que hay mariposas
que  beben lágrimas de tortuga
para sobrevivir. 



2 comentarios:

Yo dijo...

Cuando lloran las tortugas es que mi corazón está triste.

un beso!!!!

danilita21 dijo...

Los domingos y su balada gris. Que curiosas esas tortugas.
Abrazos lunares