miércoles, 19 de agosto de 2015

un corazón que late ajeno.


Los muertos no necesitan 
aspirina o 
tristeza 
supongo. 

- Charles Bukowski - 


una radiografía del mar
en mi pecho
diagnostica la ausencia;
somos la soledad que elegimos 
la nostalgia, el placer, el camino
que elegimos

veo las llamas azules de una ciudad que arde

quiero llorar y no sale
quiero decirte y no sale

hay en mi un grito
contenido. 




4 comentarios:

Iosune De Goñi García dijo...

El incendio y la mudez vienen siempre de la mano...

Hermoso :)

Alejandra Álamo dijo...

Qué genial, Marina.

Pio dijo...

Siempre escribes perfecto :)

danilita21 dijo...

Al igual que el frasco de mermelada de la abuela. Las palabras se niegan a ceder.