martes, 29 de septiembre de 2015

una visita inesperada.


estaba soñando un imposible
entre miles de estrellas que murieron
hace años pero brillan
todavía
cuando me despertó el sonido
de un imperio que nacía
de las manos de un ser diminuto

estaba observando una araña
que entre miles de coordenadas geográficas
había decidido construir en mi casa
la suya

su trazado era exacto
su hipnótico dibujo
me hacía creer en la belleza trágica
de las noches de insomnio;
quién puede dormir sabiendo
que hay una araña que pasea
tranquila entre sus sábanas,
me acerqué lo suficiente por si ella
no sabía leer el poema
me acerqué para decirle
¿quién puede dormir sabiendo
que hay una araña que pasea
tranquila entre sus sábanas?

dijo:
- alguien que ya no se siente
solo. 




No hay comentarios: