Lo que hay aquí:

viernes, 3 de junio de 2016

es muss sein*



I.

dijo hola
dijo cuidado con las pesadillas

después del ruido el silencio
después del silencio el sonido
de un corazón agrietándose 

hasta ocho grietas
mira,
puedes asomarte a ellas
observar en mis ruinas el reflejo
de las tuyas/
todas las ruinas se parecen: polvo,
muebles fantasma, espejos indescifrables 
el crujir del suelo a cada paso, un nombre
escrito en la cubierta de un libro.


II.

te miro y pienso:
qué hay al otro lado de tus ojos
qué suave voz imaginas cuando recuerdas 
algo hermoso 
- como la caricia a tiempo, las despedidas
de estación de tren, la palabra
que salva -
qué hacen tus manos mientras las mías
escriben el poema
escriben el regreso al hogar
los límites de la templanza
los límites de la fe
qué hace tu corazón mientras dibujo
palomas negras   habitaciones de alquiler
qué canción bailas cuando en la distancia
mi cuerpo se paraliza y miro
la puerta abierta y tengo
miedo.


III.

¡En efecto, quien busque el infinito, que cierre los ojos!
la subrayé - antes, mucho antes - con un bolígrafo rosa
escribí anotaciones a pie de página
- que ahora leo como mensajes enigmáticos de un yo
que ya no soy -

dije amor 
dije he creado símbolos de cristal finísimo 
su fragilidad les da valor pero a su vez
los condena a una delicadeza idílica/

por eso los símbolos rotos, el cristal finísimo
clavándose en las manos que escriben:

no os busquéis en el poema

no os asoméis al precipicio 




1 comentario:

Anónimo dijo...

ay, Marina... ay...