Lo que hay aquí:

jueves, 9 de junio de 2016

La calma y un pájaro grisáceo


« (...) Pero para eso es menester mantenerse en calma, sólo la calma es incapaz de traicionarnos. Y Amalfitano dijo: ¿Todo lo demás nos traiciona? Y la voz: sí, en efecto, sí, es duro admitirlo, quiero decir es duro tener que admitirlo ante ti, pero ésa es la puritita verdad. ¿La ética nos traiciona? ¿El sentido del deber nos traiciona? ¿La honestidad nos traiciona? ¿La curiosidad nos traiciona? ¿El amor nos traiciona? ¿El valor nos traiciona? ¿El arte nos traiciona? Pues sí, dijo la voz, todo, todo nos traiciona, o te traiciona a ti, que es otra cosa pero que para el caso es lo mismo, menos la calma, sólo la calma no nos traiciona, lo que tampoco, permíteme que te lo reconozca, es ninguna garantía.»


- Roberto Bolaño - 

* *

- ¿y por qué escribes un poema sobre esto?

- porque un pájaro se ha posado
 en mi ventana.


*  *  


azul templado 
atardece fuera
dentro acaricio
los pliegues difusos de un libro

siento la calma que precede
al impacto
ese breve espacio de tiempo
detenido

pienso en el futuro
imagino habitaciones de alquiler
vino en azoteas
pienso en el futuro
sueño amanecer en ciudades
mi reflejo en tus ojos;

vivir es para mi
el deseo de seguir desvelando
el enigma. 






No hay comentarios: