jueves, 30 de marzo de 2017

nieva en primavera

I.

piensas en mi nombre
pronuncias -en silencio-
versos sagrados, invocas

el fuego


la llama azul de la noche



II.


unir los trozos, trazar el mapa

seguir las pistas, dibujar líneas

sucumbir a la metamorfosis



III.



premonición entre flores blancas

el poema se vuelve grande como el cielo
y habla con la voz de otro mundo 


IV.


el final

acariciar el final
dar un portazo

¿dónde va quien se marcha

sin notas de despedida?


V.


epifania en el agua

manos que atraviesan las paredes de la noche
y se aferran a la luz que sobrevive
manos que susurran en los agujeros de la noche
y se aferran a la idea que sobrevive


VI.



te enseñaré a comunicarte con el silencio

te enseñaré a descifrar los lenguajes
y donde leas la palabra espejo ya no leerás solo espejo
y donde escuches la palabra travesía ya no escucharás solo travesía

dejaré un legado de símbolos cristalinos y


sé que me iré


sé que me iré

cuando empiecen a florecer los cerezos.





2 comentarios:

Virginia dijo...

Eres brillante! Te sigo desde hace años y me encanta todo lo que escribes. Luego vi que pusiste el blog privado y me dio mucha pena no poder seguir leyéndote, pero lo has vuelto a poner público, de casualidad que lo he visto y de la emoción te estoy escribiendo este comentario.

Gracias por escribir, pones palabras a sentimientos que los mortales somos incapaces a veces de darle forma

Un beso!

Marina Alcolea dijo...

Gracias por tu comentario Virginia :) anima mucho

un abrazo y espero seguir viéndote por aquí!